Menú Principal

Asociación cultural de Aikidô, arte marcial de origen japonés. Estamos en la Universidad Pablo de Olavide, en Sevilla.

Stephan Goffin Sensei, muy bueno, realmente bueno

Me gusta, me gusta enormemente, su Aikido es lo que para mi debería de ser una tónica general, al menos, como base, después que cada uno ande donde quiera y pueda.Pero lo que este hombre hace, es lo que llevo mucho tiempo solicitando, el Aikido que desarrolla para su aprendizaje es para mi, total y pleno. Cuando digo esto, hablo del aprendizaje que trasmite, ojo, no dudo ni un instante de lo que hacen otros muchos maestros, los cuales yo admiro y sigo en un enorme numero, me refiero a lo que debería de ser el trabajo básico de cualquier aikidoka que se precie.

El que entre aquí periódicamente posiblemente sepa de lo que hablo, pero vamos, se resume en que pienso que un practicante de Aikido lo primero que debe de tener claro es que hace un arte marcial y además muy completo y que no es un “simple arte marcial” por decirlo de alguna forma, es un arte marcial que camina hacía cotas más altas y que ese es realmente su fin.Pero para mi el camino es ese, empieza por el principio y paso a paso se va recorriendo, sabiendo que existe una cima y que no debemos de perdernos con la maleza del camino y para eso se mira para arriba, de vez en cuando y con sigilo, creo que esto es lo que nos recuerda el kamiza, cada vez que saludamos.Pero a mi juicio, no puede ser que el aikidoka, no haga lo mínimo de un arte marcial, defenderse y no busque ese fin más alto que se persigue con la practica del aikido, sino se sabe lo necesario como defensa, no es un arte marcial y sino se busca ese fin más “alto”, entonces no es Aikido.

Este maestro sigue un camino intermedio, con un sentido común, digamos, poco común. Su trabajo no se aleja en ningún momento de la marcialidad, no en vano es alumno de Tissier sensei y se ve siempre en todo la influencia de su trabajo con sable, un trabajo directo, recto y que utiliza el contacto, solo como medio u herramienta para su fin, que no es otro que “acabar” con el contrario, la vida o la muerte, algo lógico en un trabajo con sable y por otro lado, la influencia de
trabajo con mucho contacto y ki – musubi, que se ve claramente es influencia de Endo sensei.

Y claro a mi estos dos maestros me encantan y definen claramente eso que estoy hablando, ojo, siempre hablando desde el estudio que creo deberíamos seguir, no dudo un instante que los maestros manejen bien esos dos conceptos y lo integren en uno mismo y más sabiendo la “leña” que se daban antes.

Alguno dirá, ¿pero que dice este?
Y yo digo, ya, claro, por eso la practica del Aikido siempre es “sospechosa” cuando menos y si alguno sale de su mundillo un poco y ve la opinión de otros artista marciales, lo menos que le puede pasar es indignarse, sin entrar en que puede ser que piense ¿que pelotas he estado haciendo?
Esta es mi opinión, claro esta y mi forma de entender esto, cada uno que haga lo que quiera, claro esta también.Los frutos serán unos u otros, o ningunos, en algún caso.

Deja un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

<