Menú Principal

Asociación cultural de Aikidô, arte marcial de origen japonés. Estamos en la Universidad Pablo de Olavide, en Sevilla.

Shoichi Yokoi: Pasión y Entrega sin Fisuras

“Los japoneses deben vivir de manera simple, frugalmente y sin dispendio”

Shoichi Yokoi es, sin duda, uno de los casos más sorprendentes de entrega y honor militar de la era moderna.

Sastre de profesión, Shoichi Yokoi, a la edad de 26 años, fue llamado a filas por el Ejército Imperial Japonés en 1941, con motivo de la entrada de Japón en la II Guerra Mundial. Después de servir durante un tiempo con la división de infantería en Manchukuo, fue finalmente destinado a las Islas Marianas, arribando finalmente a la isla de Guam en 1943. Era sargento por aquel entonces.

Cuando el Cuerpo de Marines de Estados Unidos liberó la isla en la Segunda Batalla de Guam, en 1944, el sargento Shoichi Yokoi se ocultó en la selva acompañado de un reducido grupo de compañeros… y aquí comienza su icreíble historia.

Esquema interior de la caverna en que vivió Shoichi Yokoi en Guam :: Munen Do Aikido SevillaShoichi Yokoi permaneció durante 28 años oculto en la selva de Guam, ignorando la rendición de Japón y, por tanto, el final de la II Guerra Mundial. Poco a poco, sus compañeros fueron muriendo hasta dejarlo completamente solo. No es hasta la noche del 24 de enero de 1972 cuando dos cazadores, revisando unas trampas, lo sorprenden. Ahora tenía 56 años. Ni siquiera en esos momentos en que ya era más que evidente su captura (Shoichi Yokoi estaba bastante debilitado debido a su precaria alimentación tan prolongada en el tiempo) el sargento Yokoi abandonó su lucha. En un primer momento se arrodilló pidiendo clemencia a los dos cazadores y cuando estos se acercaron se avalanzó sobre ellos intentando reducirlos. Por fortuna, como ya hemos dicho, Shoichi Yokoi estaba muy debilitado y el reducido fue finalmente él.

Los cazadores lo pusieron a disposición de la policía quienes inmediatamente lo llevaron a un hospital para hacerle un reconocimiento médico. Era tal la desconexión que Shoichi Yokoi había tenido del mundo que cuando los doctores lo acomodaron en un aparato de rayos X para examinarlo, este les pidió: “Si quieren matarme, háganlo rápido“.

Lo único que me dió la fuerza y la voluntad de sobrevivir fue la fe en mí mismo y que, como soldado de Japón, no fuera una vergüenza seguir viviendo

De regreso a Japón, Shoichi Yokoi confesó que llegó a escuchar algún rumor sobre el final de la guerra pero, suponiendo que era propaganda estadounidense y cumpliendo su promesa de no entregarse al enemigo, permaneció en la selva. También pidió disculpas en público por no haber cumplido plenamente sus deberes y expresó sentir “vergüenza” por haber regresado vivo a casa.

¿Hasta dónde podemos llegar con la suficiente confianza en nosotros mismos? ¿Qué se puede lograr con la determinación, entrega y constancia necesarias? No podemos negar, en base a esta historia, que los límites están muy lejos, mucho más de lo que podamos pensar en un principio.

Carverna en la isla de Guam donde vivió Shoichi Yokoi durante 28 años :: Munen Do Aikido Sevilla

Shoichi Yokoi se introdujo en la selva con 29 años y no salió hasta que lo sacaron con 56. Y sus razones eran el honor, el sentido del deber y la confianza en sí mismo. Sobrevivió a base de frutos, cazando y pescando. Se tejió su propia ropa (recordemos que era sastre) con materiales extraídos de algunas plantas y vivió en una caverna excavada en el suelo por él mismo. Cuando lo encontraron conservaba prácticamente intacto su fusil y algunas municiones, y mantenía en perfecto estado casi todos los utensilios de su equipo militar. Todo ello nos habla de un inquebrantable y autoimpuesto sentido de la disciplina.

Shoichi Yokoi llegó a escribir dos libros y participó en varios programas de televisión hasta que finalmente murió el 22 de septiembre de 1997 a causa de un paro cardíaco. En sus últimos años se encontraba retirado en una modesta granja donde se dedicaba a la siembra de hortalizas.

Deja un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

<